Directora de la OIT: Las consultas son un diálogo, no una votación o plebiscito

Carmen Moreno aclara conceptos del Convenio 169 y dice que este no se debe utilizar para ponderar el derecho de un grupo sobre el interés general

Más claro no lo pudo definir la doctora Carmen Moreno, directora de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), quien durante el foro “Situación del Derecho de Consulta en el Convenio 169”, resumió que la consulta es un diálogo, no una votación o plebiscito.

¿Qué es y qué no es una consulta?

Lo dice el Convenio 169 (C169), es establecer las consultas relativas a las medidas que pueden afectar la vida de una comunidad indígena. Es como su palabra lo indica, consultar, partiendo de la buena fe, la confianza y de una información previa, veraz y confiable, relativa a esa medida que se tomará. A partir de esto, establecer un diálogo para que los pueblos indígenas conozcan, la medida y sus efectos, para poder superarlos, potenciar los efectos positivos de esa medida a favor de la comunidad, o si son negativos, mitigarlos.

Es una consulta, no es un referéndum, no es un plebiscito, es un diálogo de buena fe entre dos partes, el Gobierno y los Pueblos Indígenas, para potenciar los beneficios de cualquier medida que se tome.

¿Da el Convenio un derecho a veto?

El convenio no da derecho a veto. La única situación a considerar, porque la medida es mayor, es cuando se trata de la reubicación de los pueblos indígenas. En ese caso, llegar a un si acepto, es mayor que otros casos. Pero, aun así, el Estado puede definir esta situación, si esa reubicación va en beneficio del bien general.

¿El Convenio está en contra de los proyectos productivos?

El convenio es un instrumento de buena gobernanza, de contribución al desarrollo y al crecimiento. No tiene nada que ver con lo que se plantea. Lo que establece es que ante cualquier medida de interés nacional, pero que afecta a los pueblos indígenas, busquemos un mecanismo de diálogo para que todos nos beneficiemos.

¿Las consultas solo son para proyectos productivos?

El Convenio no solamente se refiere a proyectos de inversión, se refiere también a cualquier legislación respecto a la salud, a la educación, al empleo.  Lo mismo se consulta un tema de inversión, que se consulta una política nacional de empleo, una nueva ley de educación, en la cual se tomen en cuenta las aspiraciones de los pueblos indígenas, para verse reconocidos, por ejemplo, en esa política de educación, en cuanto a preservar sus lenguas, conocer su propia historia, se tome en cuenta la interculturalidad del país.

Moreno definió claramente lo que no es una consulta a pueblos indígenas.

¿Qué sucede cuando no se reglamenta la consulta?

Lo que existen son controversias, conflictos y descontentos de todas las partes. Lo mejor es ponerse en línea con el Convenio y buscar los mejores procedimientos para fomentar la participación de los pueblos indígenas en aquellas decisiones que les afecten.

¿Han dialogado con el gobierno respecto a reglamentar las consultas?

Desde 1996. Se trabajó con la administración anterior, pero en la actual se trabaja en hacer consultas de las consultas, talleres para explicar el alcance que tiene el Convenio y poner las expectativas en línea con el Convenio. También acerca de cómo se podrían llevar adelante estas consultas, con el fin de llegar a una serie de procedimientos que faciliten el diálogo entre el Gobierno y las poblaciones indígenas.

Es algo que interesa a todos, Gobierno, Pueblos Indígenas, sector privado, y percibimos que hay mucha voluntad para lograrlo. Estoy segura que con una buena aplicación de la consulta por medio de un diálogo de buena fe, abierto, sincero, vamos a ganar todos.

¿El Convenio recomienda que los tribunales de justicia suspendan proyectos si no se realizó la consulta previa?

El Convenio no se mete en ese tipo de cosas. Da una guía para generar seguridad jurídica y respetar los derechos colectivos de los pueblos indígenas. Las decisiones de las cortes deberían estar inspiradas en el Marco del Convenio, en que el interés de los pueblos indígenas no puede estar por encima del interés general y en que, en aras del interés general, vale todo. Hay que saber ponderar el bien general sobre el interés particular.

error: Content is protected !!